La venganza de Mauricio

Es evidente que a Mauricio Macri no le gusta que le rechacen sus propuestas, y esta semana se reencarnó en la famosa frase “la venganza es un plato que  se sirve frío”, causando internas en el PRO con sus preferencias.

Se sabe que cuando hay internas en la oposición, Elisa Carrió, es la protagonista. Aunque esta vez Macri fue el motor de la polémica cuando declaró oficialmente su apoyo a Horacio Rodriguez Larreta para el mando del Gobierno de la Ciudad y Gabriela Michetti se resintió por la inclinación del candidato a la presidencia.

“No puedo negar que a mí me da tristeza lo que Mauricio expresa en el Facebook. Me genera tristeza porque todos hemos estado juntos, en equipo, haciéndole frente a cada decisión difícil, en los momentos que hubo crisis de gobierno”, confiesa Michetti, celosa y dolida, arremete contra su competidor: “Salgamos solos a hablar con la gente de lo que vamos hacer”. A pesar del afecto que le tiene, remarcó: “Yo le digo a Horacio, no nos agarremos de Mauricio, ya somos un partido adulto”.

¿Fue un acto de venganza? La senadora se sintió traicionada, pero a fines del año pasado, rechazó la vicepresidencia y desafío con su candidatura a la jefatura de gobierno porteño. Es probable que los planes de Mauricio se alteraran con tal decisión, razón por la cual, le dio la mano a Rodríguez Larreta.

Eduardo Pérez G.