De las ruinas construimos la sabiduría: Machu Picchu, restos de riqueza americana

Al sur de Perú, en Cúsco y a 2490 metros de altura, Machu Picchu es una víctima más de la colonización del siglo XV. Entre la Cordillera Central Andina y la floresta Amazónica se conservan vestigios de una cultura que por perspicacia del pueblo incaico la ocultó para preservarla del exterminio cultural, humano y  el arrebato de las riquezas.

El sometimiento de quienes, con la  biblia en una mano  y espada en la otra, aniquilaron no solo a nativos, sino que sustituyeron toda edificación, que por ignorancia, las consideraron templos. Sobre ellas edificaron iglesias cristianas destruyéndose todo valor cultural de aquella época. Si Adolf Hitler estremeció al mundo con el Holocausto, la inmolación en América Latina  del periodo colonial, es la madre del genocidio. Esta civilización tenía una posición geográfica que la hizo imposible de dominar por completo. Aprovecharon esta condición para poner a Machu Picchu bajo la alfombra de la naturaleza y el tiempo fue el único que resguardó esta maravilla por años. Perú, de no haber sido por el vaciamiento de recursos, hoy en día sería el país más rico de Sudamérica y tal vez una potencia mundial, sin embargo esas riquezas con el sello de “Hecho en América” se encuentran  en los aposentos, reservas y estructuras del viejo continente.

Peor aún, en la actualidad, las crisis europeas pasadas (sea Guerras Mundiales, quiebres económicos, etc.) no las superaron por decisiones políticas ejemplares sino que tuvieron siempre los “recursos sudamericanos” para reponerse y continuar como si nada hubiera pasado. En la lucha por la recuperación histórica – arqueológica, se logró un avance considerable pero no repone ni repondrá el incalculable vaciamiento que ejercieron los invasores por años. Las consecuencias no las sufre únicamente Perú, también todos los países hermanos tenemos las secuelas de la expansión europea como la soberanía, inferiorización e imposición de la cultura, la matanza, saqueos y la desaparición de lenguas autóctonas. Son algunas de las tragedias que azotaron sobre el joven continente, y ¿todavía es Europa el modelo ejemplar de Política y Economía?

La cultura Americana es tan rica como las del otro lado del océano. Sin embargo se vive como “ojeando las respuestas del compañero de al lado” y tomando éstas como referencia, pero es la cicuta en el pensamiento progresista latinoamericano.

Eduardo Pérez G.