Una marcha, un grito de auxilio

En el día internacional por la lucha contra la violencia de género se realizó la segunda edición del #NiUnaMenos, gran convocatoria por justicia y por derechos que le corresponden a la mujer. 

IMG_3721.JPG

Se desarrolló  la segunda edición del #NiUnaMenos. Una gran convocatoria que no reunió la misma cantidad que el año pasado pero fue positiva para reflejar el pedido de auxilio de las mujeres víctimas de múltiples males. En las calles se activaron los bombos, se flamearon las  banderas de distintas agrupaciones y hasta leyendas en  pancartas e incluso inscripciones en la piel repudiando el femicidio, la violencia de género, la trata y el abuso sexual. Una larga lista de problemáticas que somete a la mujer a un suplicio diario.

La solidaridad de la gente que al pasar se sumó y compartió junto a las distintas agrupaciones entre ellas: el Frente Popular Darío Santillán, Frente de Izquierda y de los Trabajadores, Ademys, Mujeres de la Izquierda Socialista, entre otros que reclamaron por la Ley 26.485, promulgada en abril del 2009 pero que no se la ejecuta.

Entre otros reclamos, mediante un documento leído en el corazón de la Plaza de Mayo, el refugio para las víctimas de violencia de género, asistencia social y psicológica gratuita, la separación de la iglesia y el Estado; además el cuestionable aborto legal.

Karina Abregú, estuvo presente en la multitud mostrando en primera persona las consecuencias de ignorar por completo la violencia de género, tanto de las autoridades locales como nacionales.

Los nuevos resultados del 2015, que aún no terminó, señalan que en Argentina ocurre un femicidio cada 40 horas. Desde otro ángulo, una gran cantidad de niños y niñas quedan huérfanos como víctimas colaterales.