Entelequia

Reflexiones & opinión

El Renacimiento

En normal que con el silbatazo final del árbitro un equipo pierda un jugador, es frecuente que pierda un campeonato, excepcional que pierda la categoría. Lo que no es normal ni frecuente ni excepcional es que un equipo pierda su estadio. San Lorenzo de Almagro tras un insulso empate 0 a 0 frente a Boca en el Torneo Metropolitano de 1979 perdió el estadio Viejo Gasómetro.

arton29902

San Lorenzo siempre fue a contramano con la política de turno, en la década del ’50 cuando Perón le construyó la cancha a Racing, le ofreció la misma oportunidad pero la dirigencia anti-peronista se negó. Mientras que en la Dictadura Militar los dirigentes, entonces peronistas, marcaron el devenir.

Empapado en deudas, fue obligado a vender sus tierras a un precio ridículo, por el brigadier Osvaldo Cacciatore en comunión con una dirigencia maliciosa; le pudo pasar a Huracán o a Vélez pero a los tablones del Ciclón los condenaba su antigüedad. En ‘83 El viejo Wembley porteño se desarmó y sus maderas gastadas permanecerán como repisa para corazones angustiados. Los retazos de banderas conformaron pulseras de insoportable dolor, y un Ciclón que ya no sopla por Av. La Plata al 1700.

El gran inquilino del fútbol argentino jugó en Ferro, Huracán, Atlanta, Boca, Vélez en casi todas las canchas, aun así alcanzó la cima en algunas ocasiones incluso en el ascenso donde causó una revolución.

Más de un tango se habrá dedicado a la nostalgia de extrañar sus tierras. Luego de la muerte anunciada, esa que se opuso a la naturaleza, porque pasaron los años y junto a esas cosas de la vida también se le pueden contar títulos (Primera División B ’82, Clausura ’95, Clausura ’01, Mercosur ’01, Sudamericana ’02, Clausura ’07, Torneo inicial ’13 y Libertadores ’14).

Finalmente las oraciones le fueron contestadas, en diciembre de 2012 se oficializó en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires la Ley de Restitución Histórica para San Lorenzo, presentada el 11 de noviembre de 2010 que establecía un plazo de negociación con Carrefour, que de no hacerlo el predio le sería expropiado.

Capitulo I.  “Perdiendo un templo”

Una tarde soleada de verano, en la 14ta. Fecha del Torneo Metropolitano. El San Lorenzo al mando del Dr. Carlos Bilardo empató 0 a 0 ante Boca, cuyo entrenador era Juan Carlos “Toto” Lorenzo, los respectivos planteles formaron de la siguiente manera:

San Lorenzo: Walter Corbo; Orlando Ruiz, Hugo Pena, Miguel Angel Gette y Carlos Schamberger; Ricardo Collavini, Osvaldo Rinaldi (después Víctor Rodas), Rubén Insúa (Víctor Mancinelli) y Hugo Coscia; Ví ctor Marchetti y Mario A. Rizzi. DT: Carlos Bilardo.

Boca Juniors: Hugo Gatti; Vicente Perní a, Francisco Sa, Roberto Mouzo y Miguel A. Bordón; Juan Ramón Rocha, Abel Alves y Carlos Randazzo; Ernesto Mastrángelo, Carlos Salguero y Orlando Carrazana (luego sergio Robles). DT: Juan Carlos Lorenzo.

La incidencia de un aburrido encuentro, fue el penal atajado por el imbatible “Loco” Gatti a Hugo Coscia a los 14 del primer tiempo.

 El público no tomó consciencia de lo que significaba, y tarde se dio cuenta que  desprenderse de las raíces iba a ser lamentable. “Ahí la gente recién cuando jugaba en Ferro, Huracán y Vélez empezó a sentir que le faltaba algo sustancial”, puntualizó Alejandro Borgese, hincha presente en la tribuna el 2 de diciembre de 1979.

Capitulo II. “Los restos dispersados”

En 1983 el estadio fue desarmado y distribuidos por partes a distintos lugares: el patio de la casa de José Sanfilippo, La tribuna del club de Lincoln (equipo que milita en el Argentino B) y sostienen los techos de una imponente iglesia en la ciudad en San Luis.

El destino más santo que tuvieron las gradas fue para sostener la estructura del techo del “Nuevo Templo” una imponente iglesia en Villa de Merlo – San Luis. En 1995 se inició la construcción, ubicado a una cuadra de la plaza principal.

Tiene capacidad para 600 personas, y no son pocos los merlinos fanáticos del Cuervo que rezan mirando el techo. Maderas que sostienen con orgullo un pedazo de cielo.

Capitulo III. “La caída”

Tapa Clarín, domingo 16 de agosto de 1981

19810816_thumb

Crónica de una caída

El 15 de agosto de 1981, San Lorenzo cayó 1 a 0 ante Argentinos Juniors en cancha de Ferro por la 34ta. Fecha del Torneo Metropolitano, allí perdió la categoría. Pero esta derrota no fue más que un ápice de la realidad que lo condenaba.

San Lorenzo necesitaba de un empate para permanecer en primera pero el destino también juega. Desde el comienzo fue un partido trabado, a los dos minutos el árbitro Carlos Espósito amonestó al sanjuanino Eduardo Emilio Delgado por una fuerte falta sobre Salinas, figura del Bicho. Continuó trabado con dominio de los Santos y el mismo Delgado tuvo la primera chance con un cabezazo que salió milímetros al lado del palo del arquero Alles.

A los 15, tras un córner de Ceballos cabeceado por Osvaldo Rinaldi que dio en la mano de Remigio Magallanes, defensor de Argentinos. Penal, se contuvo la respiración en el estadio completo, que regalo divino para superar esta pesadilla (se escuchaban los pensamientos). Delgado, corajudo, se dispuso a patear un ardiente pelotazo que el guardameta rechazó con sus manos, una nueva chance nace cuando le quedó a los pies y sacó un zurdazo emergente  que Alles despejó con los pies. De la tribuna visistante se vitoreaba: “U-RU-GUAYO” por ganar  el duelo.

 

 

san-lorenzo-vs-arg-2

Foto Archivo de Todoeshistoria.com

Pero como dice la frase: “Perdimos porque no ganamos,” el rival hizo lo propio.  A los 40 del primer tiempo Magallanes se le escapó a Milano, encaró por izquierda, entró al área punteó el balón y al mismo tiempo lo tocó Alejandro Glaría, claro penal para el Bicho que Salinas, decidido, ejecutó con la frialdad de un verdugo,  cruzado, abajo, y al palo derecho de Mendoza. Finalizó el primer tiempo y la historia ya estaba escrita.

san-lorenzo-vs-arg-8

Foto Archivo de Todoeshistoria.com

San Lorenzo, en el segundo tiempo quiso cambiar la suerte, se puso la camiseta suplente (blanca), pero ya estaba echada. Entró Godoy por Milano que con un zapatazo hizo temblar travesaño de madera. Argentinos trabajó el resultado con faltas y todas las mañas que anunciaban el devenir.

Paradójicamente Boca alcanzó la cima del campeonato en el mismo año. “Nunca me voy a olvidar el llanto, fue terrible, en plena dictadura militar la gente no se movía de la cancha  pasaron 20, 25 minutos del final y la guardia de infantería pidiendo por favor que retiraran,” recordó Alejandro Borgese y agregó: “fuimos a caminar por Av. Boedo y vimos un papel escrito con birome que decía: NOS FUIMOS AL DESCENSO, VOLVEREMOS CON HONOR. SAN LORENZO”

Al año siguiente revolucionó todas las canchas del ascenso y volvió con el título de campeón y record de recaudaciones a la primera división.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 11 mayo, 2016 por en Argentina, Deportes, Futbol Argentino, Sin categoría.

Eduardo Costantini, fotógrafo

Eduardo Costantini, fotógrafo. Books, moda, catálogos, editoriales, eventos y productos. 10 % de descuento en el contrato mencionando el blog de Eduardo Pérez G. Contacto: E-mail:costantini.eduardo@gmail.com Tel: (011) 1556971889

Almacén Cooperativo

Te presentamos AlmaCoop, el nuevo sello donde nos encontraremos para acercar a productores y consumidores con la premisa del precio justo, fomentar el desarrollo de pequeñxs productores, cooperativas y empresas recuperadas. Hacé tus pedidos como siempre hasta el miércoles a las 17 hs.

A %d blogueros les gusta esto: